MVS MVS

Compartir este articulo

Por qué me enamoré de Puglia al sur de Italia (Parte 1)

Por : María Victoria Saiz
Septiembre 18, 2019
Uno de los grandes privilegios que he tenido en mi carrera que me llevó a viajar por todas partes del mundo fue ser invitada por Pure Pursuits para recorrer la región de Puglia, en Italia. En esta oportunidad quiero invitarlos a revivir conmigo una de las experiencias más maravillosas que puedo recordar.
Un viaje clandestino
Desde la llegada al aeropuerto, Puglia demuestra ser un lugar inusual. Llegué a ese aeropuerto junto a 18 gurús del turismo lista para un viaje del que no sabía nada. Por “nada” me refiero al itinerario y la planificación que tenía preparada la organización de Pure Pursuits, que organiza este tipo de viajes por invitación. La única información que poseíamos todos los pasajeros era la fecha y lugar de llegada y partida, nada más. Esta particularidad nos obligó a tener confianza en la organización, así como también nos permitió abrir nuestras cabezas a infinitas posibilidades de experiencias, y gracias a eso este viaje se convirtió en uno de los mejores de mi vida.

Puglia en esencia a través de Matera
La primera parada fue la ciudad de Matera, que queda aproximadamente a una hora en carro desde el aeropuerto. Se trata de un lugar mágico donde los hoteles se encuentran dentro de cavernas donde solían vivir personas hasta muy entrada la década de 1950. Este año, con toda razón, Matera fue nombrada la Ciudad Europea de la Cultura.

El primer gran impacto al llegar es encontrar al hotel instalado en esas cavernas en el medio de las montañas. Uno pensaría que es frío y húmedo, pero es sorprendentemente cálido y seco. De todas formas, quizá lo más llamativo es el lujo del hotel que, a primera vista, parece mucho más rústico de lo que en realidad es. Cada una de las habitaciones está escalonada, aislada y personalizada con atención en cada detalle.
Aventuras inesperadas
En los siguientes días, los organizadores de Pure Pursuits se limitaron a darnos indicaciones superficiales de los próximos pasos, como qué necesitábamos para el día, cuándo nos íbamos de un alojamiento a otro y los más mínimos detalles para mantener el recorrido en secreto. Esto hizo que cada paso del resto de las jornadas fuera una auténtica aventura inesperada y por eso me gusta llamar a estos viajes: viajes clandestinos.
Tal fue el caso del segundo día, donde la actividad fue realizar un trekking hasta una montaña totalmente diferente para tener allí el desayuno al estilo picnic. Lógicamente no todos fuimos al mismo ritmo, yo fui de las últimas en llegar (tal como siguió ocurriendo con el resto de las actividades del paseo). También fue absolutamente maravilloso cuando, después de una escalada dificilísima nos encontramos con una serie de autos deportivos antiguos y de lujo estacionados y a nuestra disposición. Allí los organizadores nos agruparon en pareja y guiaron hasta la siguiente parada. Cada momento, a pesar de su dificultad (que además me convirtieron en punto focal de los chistes por el resto del viaje), se tradujo en una experiencia gloriosa.
Camping a lo María Victoria
Después del recorrido en carro llegamos finalmente a una pequeña casa donde, para nuestra sorpresa, detrás se encontraban unas carpas listas para pasar la noche. Para completar el ambiente estaban ya instaladas unas mesas con comida y bebida para refrescarnos. Curioso fue que el resto de los viajeros iba preparado con sus implementos para planes como éste, pero yo, como no podía ser de otra manera, estaba con mi cartera y mi collar de perlas. Cuando fui consciente de mi atuendo tan poco ideal para la ocasión, atiné a reírme de mí misma y a seguir el chiste luciendo mi estilo inapropiado con altura.
Allí tuvimos una cena de ensueño con cocineras de pasta casera en vivo y roscas Taralli, típicas de la región. El concepto, como todo elemento del viaje, maravillaba aún a los más viajados de este mundo. Con una puesta en escena al estilo de un “festival”, con fogata y música en vivo, allí pasamos las últimas horas del día en una mesa compartida rodeados de lo mejor de la tradición italiana.

CUÉNTANOS QUE CONTENIDO DESEAS ENCONTRAR

15 + 6 =